Mostrando entradas con la etiqueta 2º.TEMA 6. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 2º.TEMA 6. Mostrar todas las entradas

jueves, 2 de marzo de 2017

LA CATEDRAL DE SEVILLA

PATIO DE LOS NARANJOS
ARBOTANTES Y PINÁCULOS
VISTA DE LA GIRALDA DESDE LA CUBIERTA
BÓVEDA DE CRUCERÍA , ARCOS APUNTADOS Y VIDRIERAS

martes, 20 de enero de 2015

PARROQUIA DE CAZALLA

IGLESIA DE LA CONSOLACIÓN CAZALLA DE LA SIERRA SIGLOS XIV AL XVIII


La Iglesia de la Consolación data de 1350, pasando por distintos períodos y estilos artísticos. Así se inicia su construcción en estilo mudéjar, como aún se puede observar en su torre-fachada. Posteriormente se derriba una parte de la iglesia, siendo erigida en el siglo XVI en estilo renacentista, para ser rematada en su tercera fase en el siglo XVIII, en estilo neoclásico.
En dicha segunda fase, la iglesia se levanta en estilo renacentista. Tomando en alzado la misma solución que otras grandes construcciones del período, como son las Catedrales de Málaga o Granada o la Sacristía Mayor de la Catedral de Sevilla. Sobre un pilar de sección cuadrangular, se adosan cuatro semicolumnas con dibujo acanalado y helicoidal. Se rematan con capiteles clásicos y doble peralte con cimacio y entablamento. Este último acoge en sus cuatro facetas relieves de apóstoles. Queda cubierta con una bóveda vaída casetonada. Una inscripción de 1538 relaciona esta segunda fase, junto a Diego de Riaño y Martín de Gainza.
El ábside queda cubierto con un retablo de estilo inicial barroco. Compuesto por banco, dos cuerpos y rematado por un ático. Sus tres calles quedan decoradas con esculturas y pinturas de diversas procedencias, al igual que el retablo que es originario del Convento franciscano de San Sebastián de la localidad sevillana de Carmona. Entre los motivos, La adoración de los Reyes Magos (hoy en Barcelona) o las esculturas de San Miguel, San Pedro, San Pablo. En el ático una pintura de Dios Padre, remata el retablo.


domingo, 20 de enero de 2013

SEPULTURA DE FERNANDO III EL SANTO

El cadáver del rey Fernando III el Santo recibió sepultura en la Catedral de Sevilla tres días después de su defunción.
Fernando III había dispuesto en su testamento que su cadáver recibiese sepultura al pie de la imagen de la Virgen de los Reyes, que se supone le fue regalada al monarca por el rey San Luis de Francia, y había ordenado además que su sepultura fuera sencilla, sin estatua yacente.
No obstante, tras la muerte del rey, su hijo Alfonso X el Sabio ordenó realizar los mausoleos de sus padres, revestidos de plata, y las efigies sedentes que les representaban, recubiertas de metales preciosos y piedras preciosas, contraviniendo así el deseo de su padre. Delante de la imagen de la Virgen de los Reyes, donada por Fernando III el Santo a la Catedral de Sevilla, fueron colocadas las efigies de Fernando III y de su primera esposa, la reina Beatriz de Suabia, que aparecían vestidos, sentados en sillones chapados de plata y bajo baldaquinos de plata dorada. 

En la actualidad, la urna de plata que contiene los restos de Fernando III el Santo se encuentra colocada sobre un basamento de mampostería, colocado ante las gradas del altar donde se sitúa la imagen de la Virgen de los Reyes. En el basamento de mampostería que sirve de soporte a la urna se encuentran colocados cuatro epitafios, compuestos en arábe, latín, hebreo y castellano. La tradición sostiene que los cuatro epitafios fueron compuestos por Alfonso X el Sabio, hijo de Fernando III.